os queremos dar voz,
os queremos conocer,
os queremos ayudar
queremos saber qué pensáis.
del coronavirus, de China, de Wuhan.
¿cómo lo estáis viviendo?
¿cómo lo estáis sufriendo vosotras, comunidad china?

¿Vosotras? ¿No éramos nosotras?

Aquí el cinismo. Crecemos bajo el nosotras y se nos sitúa en el vosotras. Y desde esta imposición racial, renegamos ese nosotras construído desde la ceguera étnico-racial. Nos parece pertinente, y necesario.

Hace un mes que salimos a la calle a hacer una acción performativa. Escribimos un pequeño comunicado y publicamos un vídeo con la acción. Nos expresamos y expusimos lo que pensábamos. Una poesía recitada que interpela y señala todo lo que problematizamos y cuestionamos. 

El hecho que nos sigáis preguntando nos da a entender que… no entendéis nada. Decir “os queremos dar voz”, quiere decir que no habéis entendido nada. No de la manera en la que nos ha llegado: 10 llamadas personales en dos días, más de 20 peticiones de radio, periódico y tele por redes sociales y por correo… todas con el mismo leitmotiv:

os queremos dar voz,
os queremos conocer,
os queremos ayudar
queremos saber qué pensáis.
del coronavirus, de China, de Wuhan.
¿cómo lo estáis viviendo?
¿cómo lo estáis sufriendo vosotras, comunidad china?

Y después de tantos días, de tantas declaraciones y entrevistas a compas que han expuesto una y otra vez el tema, seguimos recibiendo las mismas preguntas.

¿Dónde queda la profesionalidad y la responsabilidad periodística? 

Es una oportunidad para visibilizaros, para daros a conocer – dicen. ¿Seguro? Occidente, Estado Español, Catalunya, ¿ahora queréis hablar de racismo? Lo dudamos. Hablar del coronavirus, del brote, de nuestra vivencia personal, no es hablar de racismo. Es sensacionalismo, oportunismo. Hablar de insultos, comentarios discriminatorios recibidos en el espacio público o en el trabajo sin hablar de los motivos estructurales, NO es darnos voz. Pedirnos que en 5 minutos os contestemos todas vuestras preguntas, NO es darnos voz. Generar morbo sobre nuestra experiencia NO es escucharnos.

Si hablamos de racismo, hablemos del bloqueo masivo de cuentas del BBVA y otros bancos a personas de origen chino sin aviso previo, que hace años que pasa y se ha acentuado en los últimos años. Hablemos de los dos asesinatos a personas de origen chino a principios de año. Hablemos de toda la violencia de la ley de extranjería que nos atraviesa a nosotras, a nuestras familias, y a tantas otras compas racializadas y a sus familias. Hablemos de violencias producidas por sanidad, educación… Hablemos de los mecanismos institucionales de casa. Hablemos de muchas cosas que ya existen y existían, más allá del coronavirus. 

No nos vale “esto es mejor que nada”, porque el boom mediático pasará, porque la paranoia, que solo piensa en el propio bienestar, pasará. No os generaremos audiencia a base de victimizarnos. Nosotras seguiremos siendo, existiendo, construyendo. Tal y como ya hacíamos, desde 2018.